Race Report Maraton Hamburgo por Felipe Miranda : Al cruzar me invadió un mar de lagrimas


El domingo 24 de abril se celebro la edición N36 de la maratón de Hamburgo que convoco a mas 20.000 corredores entre distancia de 21kms y 42kms.

Felipe Miranda en el Retiro de kit


Mi participación fue con un objetivo claro venir a buscar la clasificación al maratón de Boston que por mi edad (26 años) me pide bajo 3`horas por lo que a terminar el maratón de Berlín el año 2021 donde hice 3:01:46 segundos me percate que estaba para lograr grandes cosas ya que fue un maratón donde me entrene solo. La misión semanas después fue buscar un entrenador que pueda sacar mi mayor rendimiento y ponerme en forma lo antes posible para añorar quería marca, además de encontrar un maratón donde se pudiese hacer la marca, vi la de Hamburgo, en Alemania y dije “acá volveré” me conquisto la primera vez que estuve en Berlín y esta segunda me enamoro completamente este hermoso país y una ciudad tan bella como Hamburgo.


 
Venia con mucha confianza en los entrenamientos, logrando mi mejor marca en febrero 22 en Miami en medio maratón era por lo que se estaban viendo los frutos del entrenamiento realizado, pero dos semanas antes de Hamburgo me dio un pinchazo en el isquiotibial que me hizo pasarme todas las imágenes posibles de no poder correr para una carrera que tanto me había preparado.


 
Gracias a mis kinesiólogos especialmente paulina, el equipo de kms masajes en puerto Montt, Alejandro y Jonathan en Ancud hicieron todas las maniobras para llegar, le debo parte de mi vida a estas personas y también a mi entrenador pablo mena del equipo mena runners ya que nos pudimos adaptar a los entrenamientos tratando de buscar la máxima recuperación para dicha competencia.
 
La confianza empezó a volver semanas después hasta que hice mi ultimo entrenamiento el viernes 22 donde realice unos cambios de ritmo el cual me permitieron sentir la confianza que había perdido.
 
La expo se realizo dos días el viernes y sábado, fui ambos días, pero el primero a retirar el kit, literalmente todo ordenado, ningún problema para el retiro de números a pesar de no hablar el idioma en todo momento los alemanes fueron amables algo que destaco mucho de ellos.
 

Llego el día desayuno temprano, panes con manjar la clásica de todos mis entrenamientos por mas de 5 meses, además de una carga de carbohidratos bien intensa dos días antes en el cual donde soy estudiante de nutrición y mi conocimiento en el deporte de endurance me hizo aplicarlo, fui mi propio nutricionista. Largada 09:30 horas y luego de calentar 3 kms suave, unos movimientos pliometricos salí convencido mentalmente que daría lo mejor, que saldría a correr al limite soportable a pesar de todavía tener secuelas de hace dos semanas. Hace no mucho empecé a creer que debemos atacar el miedo para conseguir grandes cosas.


Desde el km 1 al 10 todo fue muy fácil, veníamos bien, no fue necesario salvo un puesto de hidratación, a ratos unas ráfagas de viento fuerte cuando tocaba doblar o pasar por una zona donde no existía protección por lo cual dificultaba el ritmo y se tenia que bajar. Ocupe técnicas como inclinar un poco el tronco adelante o pegarme a un grupo el cual nos acompañábamos un par de kilómetros.
Desde el km 10 al 20 pasamos por zonas muy icónicas de esta ciudad, un maratón en gran parte plano con pequeños desniveles, por lo cual lo único que jugo en contra ese día eran en momento las ráfagas de vientos.
Los puestos de hidratación se encontraban cada 3 kms aproximadamente, todo era muy ordenado, agua, isotónico y nunca existió ningún problema.
Incluso en puesto sobre el km 20 ya ofrecían frutas, geles, electrolitos, coca cola e incluso redbull.


En lo personal a partir del km 18 ya el cuerpo empezó a responder de otra forma y se empezó a notar el ritmo, no ocupo geles, llevo unas gomitas de gatorade que se me hacen mas fácil de digerir, trate de mantener el ritmo en base al potenciador, controlándome en todo momento, pero siempre al limite, las lomas se empezaban a sentir, pero la gente animaba de una gran forma lo que había puntos donde pasaba solo y sentir el gran apoyo de todas las personas era brutal, me sentía como un elite. De paso cada vez que podía les daba la mano a los niños y creo que es una costumbre tan hermosa que no debemos perder hacia ellos ya que muchos sueñan correr así algún día. Gracias a dios siempre lo hago porque mi foco nunca será perder el disfrute de este lindo deporte.


En el km 33 fue la ultima vez donde comí 2 gomitas e isotónico, posterior en el kms 35 dos puntadas en la zona abdominal el cual me hicieron ver las cosas negras e incluso un bajón de azúcar con sensación de desmayo, pero ahí ocupe el recurso mas importante, mi cabeza dándome mensajes positivos “vas a llegar, esto pasara, lo estas haciendo bien y por último como mi libro PROHIBIDO RENDIRSE “jajajajaja. Fue así como esos últimos kms casi en soledad con pocos corredores se me empezaron asomar millones de imágenes de lo que estaba logrando, corría a tope, sin importar nada, marcaba 3:58 el km 38 era porque no podía detenerme, subí el km 41 que tiene bastante inclinación a 4:02 y cada vez quedaba menos. No voy a negar que al mirar mi reloj no podía creer la marca, era cada momento mas cerca de lograrlo algo que tanto me había costado, miles de momentos malos, horas en la pista, frio y desilusiones e incluso momento en la pista donde al llegar a entrenar me decían que me apurara porque iban a jugar futbol. Mi familia pensar en ellos, en todos los que me dan el apoyo y lograrlo es increíble.


Al cruzar me invadió un mar de lagrimas que lo había logrado 2:52:30 segundos y me decía que a pesar de todo lo malo del ultimo tiempo nadie pudo bajarme de este loco sueño, solo, acompañado, lejos e incluso si no lo lograra Salí convencido de dar lo mejor como siempre lo hecho en cualquier cosa en mi vida.


El post maratón fue increíble, fruta, masajes, cervezas, duchas, comida todo en completo orden, en abundancia literalmente un evento digno de imitar a nivel mundial, digno de ser muy similar a un maratón de Berlín.

One thought on “Race Report Maraton Hamburgo por Felipe Miranda : Al cruzar me invadió un mar de lagrimas

  1. Tremendo Felipe, un gran ejemplo y tremenda motivación para muchas personas. A seguir disfrutando de lo que a uno le apasiona y de la vida que siempre nos trae grandes momentos si nos proponemos metas en en general.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.